QLED 8K – Parte 1. El realismo perfecto de QLED 8K da vida al contenido

Samsung Electronics presentó oficialmente su incursión a la resolución 8K, con el nuevo televisor Q900R QLED 8K, durante la edición 2018 de IFA, celebrada en Berlín.

 

La última creación de Samsung combina la resolución más alta del mercado con tecnología de Inteligencia Artificial (AI), la cual optimiza el contenido para 8K ofreciendo imagen y sonido realista que permiten al usuario disfrutar experiencias mucho más inmersivas. La nueva pantalla QLED 8K estará disponible en 65, 75, 82 y 85 pulgadas

 

En 2018, Samsung refrenda su posición como líder mundial en el sector por doceavo año consecutivo, gracias al compromiso de establecer nuevos estándares de calidad en imagen y experiencia inmersiva. Con la presentación de QLED 8K, la compañía una vez más eleva los estándares para ambos.

 

 

La importancia de 8K

 

Los televisores de pantalla grande (de 65 pulgadas o mayores) son cada vez más comunes entre los consumidores. Durante 2017, se registraron más de 11 millones de unidades vendidas y, según la firma líder de investigación de mercado IHS Markit*, se espera colocar aproximadamente 16 millones durante este año. También se espera que el mercado de los televisores de pantalla ultra-grandes (que miden 75 pulgadas o más) se pueda duplicar hacia el año 2020.

 

 

En este sentido, cuanto más grandes sean los televisores, cobra mayor importancia su resolución, ya que los detalles retratados en una pantalla grande requieren píxeles adicionales, es decir, los miles (o millones) de puntos increíblemente pequeños que componen las imágenes reflejadas en la pantalla del televisor. Esto significa que, para proporcionar un nivel de detalle que realmente sorprenda a los espectadores, lo ideal sería que la resolución de una pantalla grande, o el número total de píxeles, sea superior a la marca máxima anterior de 4K (3840 x 2160).

 

Un televisor 8K presenta una resolución de 7680 x 4320 píxeles, lo que significa que existen aproximadamente 8 mil píxeles en cada línea horizontal de la pantalla. En este nivel de densidad, los píxeles individuales que componen una imagen se vuelven imperceptibles al ojo humano, incluso cuando se miran de cerca. En esta línea, el televisor QLED 8K de Samsung cuenta con más de 30 millones de píxeles en total, lo que agrega profundidad y detalle al contenido que se muestra en la pantalla expansiva, y hace que los objetos parezcan mucho más reales.

 

Si nos basamos en la historia, los consumidores no tendrán que esperar mucho para que el contenido inmersivo en 8K se convierta en algo común. Los televisores UHD (Ultra-High Definition) sólo tardaron entre cuatro y cinco años para superar en ventas globales a los modelos FHD (Full HD). Por su parte, el IHS Markit pronostica que las ventas de televisores 8K se cuadruplicarán en pocos años.

 

 

Cómo la resolución afecta el realismo

 

En pocas palabras, cuanto mayor sea la resolución de un televisor, más nítida será su calidad de imagen y más realistas parecerán las imágenes. El nuevo televisor QLED 8K de Samsung presenta una resolución 16 y 4 veces mayor a la ofrecida por pantallas Full HD y UHD 4K, respectivamente. Esto le permite producir efectos visuales realistas que representan con precisión los detalles en una escena o imagen que probablemente pasarían desapercibidos en una televisión de menor resolución.

 

A medida que aumenta la resolución de una imagen, también crea una sensación de profundidad que engaña a nuestros ojos y sentimos que los objetos dentro de ella parecen más reales. Al ver contenido de alta resolución en una pantalla grande, cuanto más amplio sea nuestro campo de visión, más inmersivo se vuelve el contenido y más “presentes” nos sentimos dentro de él.

 

En otras palabras, los visuales de alta resolución y la pantalla QLED 8K, ofrecen a los espectadores un nuevo nivel de inmersión: uno que les permite sentirse como si estuvieran en el centro de la acción cuando ven su película favorita, o disfrutan de un asiento de primera fila cuando ver un gran partido.

 

La innovación de Samsung con 8K

 

 

La línea QLED TV de Samsung se ha caracterizado por tener un sólido historial de imágenes brillantes previo a dar el salto a la resolución Ultra Alta 8K.

 

Para empezar, cada dispositivo QLED TV está certificado para ofrecer un volumen de color del 100 por ciento, lo que significa colores precisos en cualquier nivel de brillo. Esto ayuda a los televisores a expresar detalles sutiles, tanto en escenas brillantes como en oscuras, y produce vibrantes imágenes HDR (alto rango dinámico) que hacen que el contenido cobre vida.

 

Debido a que la relación de contraste, al igual que la resolución, puede afectar en gran medida la capacidad de un televisor para producir imágenes que “saltan” de la pantalla, la nueva QLED TV 8K también cuenta con la innovadora tecnología Q HDR 8K de optimización del brillo de Samsung, la cual, maximiza la relación de contraste para que las imágenes aparezcan más nítidas y tridimensionales, analizando el o los objetos y el fondo de una imagen para acentuar los detalles finos. La tecnología Direct Full Array Elite de la TV mejora aún más el contraste, además de ofrecer controles de retroiluminación precisos.

 

La combinación de volumen de color perfecto, contraste optimizado y soporte para el estándar abierto HDR10+ en la nueva QLED TV 8K de Samsung, le permite ofrecer experiencias de visualización verdaderamente cinemáticas. Con un brillo máximo de 4000 nits, el televisor iguala los parámetros estándar para contenido Blu-Ray de los principales estudios cinematográficos y televisivos, mientras que su tecnología HDR10+ aprovecha los metadatos dinámicos para optimizar el contraste y los colores de escena a escena para garantizar que el contenido se muestre de la manera que los cineastas deseaban.

 

 

No sólo la visualización de películas y espectáculos mejora gracias a la nitidez de 8K. El modo Ambient mode permite a los usuarios mejorar la decoración de su hogar con bellas imágenes cuando el televisor está apagado. Las fotos y las ilustraciones se ven perfectas cuando se muestran con una resolución de 8K, y el diseño de la pantalla sin bordes crea la sensación de que la imagen en pantalla está incrustada en la pared.

 

 

La tecnología 8K AI Upscaling amplía el mercado de TV de 8K

 

 

Para permitir a los usuarios disfrutar de tanto contenido 8K como sea posible, el televisor también cuenta con el procesador Quantum 8K de Samsung. Esta innovadora integración reconoce el contenido, ya sea a través de un servicio de streaming, decodificador, HDMI, USB o incluso duplicación móvil, y automáticamente mejora el sonido e imágenes a una calidad de casi 8K mediante la tecnología 8K AI Upscaling de aprendizaje automático. Esto permite a los consumidores ver casi cualquier película o programa en cualquier canal con nitidez 8K, independientemente de la resolución de origen o el método de transmisión del video.

 

La tecnología Upscaling es compatible con todo tipo de contenido, incluida la definición estándar, HD, FHD y UHD, pero su optimización es más impactante cuando la fuente original es una imagen 4K UHD. Esta función, analiza la relación entre el video de baja y alta resolución y utiliza esta información para aplicar millones de algoritmos de mejora que acentúan los detalles, agregan nitidez a los bordes y eliminan el ruido causado por la compresión de los videos transmitidos.

 

AI Upscaling restaura la textura y los detalles del contenido para que el usuario pueda ver su programa o película tal como debe verse. Las imágenes son tan reales y detalladas que sentirá que puede extender la mano y tocar los objetos y personajes dentro de la pantalla.

 

Asimismo, incluye una función de optimización de sonido que analiza automáticamente el audio del contenido de escena a escena, para proporcionar la experiencia más inmersiva posible. Por ejemplo, al estar viendo un partido de fútbol, el sonido puede amplificar los cánticos de la afición, cuando un jugador hace una gran jugada, para recrear la emoción de estar allí en persona. Después del partido, el televisor puede enfatizar las voces de los comentaristas mientras analizan lo que acaba de ocurrir. No es necesario subir el volumen para escuchar lo que dicen; QLED 8K lo hará automáticamente.

 

En el futuro, los televisores se evaluarán en función de su capacidad para mejorar la inmersión de los espectadores hasta el punto en que sientan que están dentro de una escena, un juego o un momento específico. El lanzamiento de la tecnología Samsung 8K AI Upscaling nos acerca más que nunca a la conquista del objetivo de desaparecer la frontera entre la realidad y la reproducción.

 

* IHS Markit TV Sets Market Tracker – Pronóstico del T1 de 2018, la información no es una responsabilidad de Samsung. Cualquier dependencia en estos resultados corre por cuenta y riesgo del tercero. Para más detalles visite http://technology.ihs.com/.



via Samsung News.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tatuaje produce energía con sudor de la persona

Crean juego 3D sin video

Pequeños robots que trabajan junstos para formar figuras