Parlamento Europeo desaprobó la utilización de la enzima trombina

DW-World.de: Deutsche Welle

Carnes rojas en Alemania son las más caras del mercado.

Carnes rojas en Alemania son las más caras del mercado.

Los consumidores de carne en Europa no comerán "carne pegada", por ahora. El Parlamento Europeo no aprobó la utilización de la enzima que convierte restos de carne en una porción entera, como si fuera un corte normal.

Después de las reses "clonadas" y el queso "análogo" se introduce ahora otro término en los mercados y las cocinas de Europa: la carne pegada o aglutinada por obra y gracia de una enzima.

Estrasburgo frenó, aunque por pocos votos, la propuesta de la Comisión Europea que seguirá abogando por la introducción de la encima trombina en los productos alimenticios. El comisario europeo de Salud, John Dalli, solicitó hasta el último minuto a los parlamentarios europeos aprobar la directiva de Bruselas asegurando que "la enzima trombina no es dañina para la salud". Bruselas presentará ahora una propuesta "mejorada".

La producción masiva de alimentos en las sociedades industrializadas parece obligar al uso de las más diversas fuentes e instrumentos para asegurar, mejorar o ampliar las ventas. La enzima trombina se extrae de sangre de cerdos con el fin de pegar carne de res que termina siendo ingerida por humanos. Uno de los argumentos de Dalli es que implementando trombina, "los consumidores podrán tener acceso a carne más barata".

"Carne pegada" no es un filete

Un buen filete freído es todo un placer, y si tiene el sabor de América Latina, con mayor razón.
Un buen filete freído es todo un placer, y si tiene el sabor de América Latina, con mayor razón.

Una explicación que no convenció a la mayoría de los diputados en Estrasburgo, para quienes "un filete tiene que seguir siendo un filete", como lo expresó el socialdemócrata, Jo Leinen, director de la comisión de medio ambiente del Parlamento europeo, en donde la "carne pegada" ha hecho evidente la división ideológica del pleno.

Mientras la izquierda votó por el rechazo de la enzima, muchos parlamentarios conservadores y liberales creen que debería introducirse su uso, aunque "con una etiqueta en la que el comprador vea si es carne pegada o un trozo natural de carne", como pide la cristianodemócrata alemana Renate Sommer, quien recuerda que la enzima en cuestión es de origen animal.

Revisión de "ayudas técnicas" para producción alimentaria

Para su colega socialdemócrata Dagmar Roth-Behrendt, especializada en ofertas al consumidor, el uso de la trombina "quita el apetito". Roth-Behrendt ha advertido además que "al cliente no se le puede engañar presentándole un trozo de carne que, realmente, ha sido pegado de restos provenientes del raspado de huesos".

Por su parte, el liberal Holger Krahmer, recuerda que "los carniceros y productores han utilizado aditivos similares desde hace siglos para salchichas o embutidos con sangre de cerdo o reses". Una experta de la comisión de salud del mismo Parlamento de Estrasburgo confirmó que sustancias con características parecidas ya se utilizan en la fabricación de alimentos cárnicos. Un tema que la fracción socialista ha aprovechado para solicitar una revisión general del empleo de "ayudas técnicas" empleadas en la industria alimentaria.

El hígado la produce…

La enzima trombina juega el papel más importante en el proceso de coagulación de los vertebrados. En combinación con determinadas proteínas, la trombina también influye en las infecciones y la curación de heridas. El hígado es el encargado de generar dicha enzima que una vez que circula por el sistema sanguíneo, obra como precursor en el plasma. Defectos en el gen F2, relacionados con la trombina, podrían ocasionar embolia cerebral, dice investigaciones alemanas al respecto.

Enzimas, salchichas y papayas

Si bien es cierto que para muchos la decisión del Parlamento Europeo de impedir el uso de trombina en el tratamiento de alimentos suena a "buena noticia", otros continúan argumentando que dicha enzima no representa ningún riesgo para la salud. El ser humano siempre se ha servido de la naturaleza para asegurar su existencia. Por algo, algunos indígenas americanos aún envuelven la carne en hojas de papayo para aprovechar las enzimas de este árbol que ablandan la carne.

Otra cosa es, desde luego, la producción masiva de carne de hoy y las intenciones de "crear" un tipo de carne nueva, o por lo menos su presentación, así sea en forma de fiambre. El tema gana relevancia para América Latina tras los recientes acuerdos de libre comercio firmados entre la UE, Colombia, Perú y Centroamérica.

¿Por qué entonces no mejor aprovechar el potencial latinoamericano de producción de carne? A cambio de automóviles introducidos con cero aranceles a América Central, esa región podrá, por primera vez, exportar a la UE hasta 10.000 toneladas de carne, equivalentes a 7.000 toneladas de carne sin hueso, valoradas en 42 millones de euros, una cuota que además podrá anualmente aumentar en un cinco por ciento. La carne latinoamericana sí abre el apetito.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tatuaje produce energía con sudor de la persona

Crean juego 3D sin video

Pequeños robots que trabajan junstos para formar figuras