¿A qué suena un Kandinsky?

Si alguna vez has intentado describir los colores con palabras, es probable que te haya resultado difícil encontrar los términos exactos para transmitir lo que percibían tus ojos y hayas acabado recurriendo a alguna metáfora. En el diccionario, el rojo se describe como parecido al color de la sangre; el azul se compara con un cielo despejado; y el verde casi siempre se identifica con la hierba y el follaje. 

Pero, ¿qué pasaría si pudieras usar otros sentidos para establecer paralelismos entre colores y sonidos? Ese es el esfuerzo creativo que Vassily Kandinsky se propuso realizar en algunas de sus obras. Gracias a su capacidad sinestésica, es decir, la habilidad para la percepción multisensorial, Kandinsky pudo explorar la relación entre sonidos, colores y formas, y traducir la música a pintura. 

El Centro Pompidou y Google Arts & Culture se han unido para rendir homenaje a este artista, considerado un iniciador del movimiento del arte abstracto. "Suena como Kandinsky" reúne sus obras más emblemáticas, abre algunos raros archivos personales y presenta un experimento de aprendizaje automático que permite a todos "Tocar un Kandinsky". 

Aunque muchas personas serán capaces de reconocer algunas de las obras más famosas de Kandinsky, el hombre que hay detrás de sus lienzos es menos conocido. Utilizando el escáner de sobremesa de Google Arts & Culture hemos digitalizado 3.700 obras, fotografías personales y documentos, como recuerdos de su infancia, fotos de vacaciones con Paul Klee o el taller de Kandinksy en Neuilly, aportados por la colección Kandinsky legada por Nina Kandinsky. Gracias a ello, cualquier persona podrá penetrar en el universo de la vida y obra del artista. 




Sigue la vida y obra de Kandinsky desde su debut en Rusia hasta su época como profesor en la Bauhaus. Descubre su taller en los años parisinos y piérdete en Azul Cielo a través de un recorrido de interpretación en el que podrás acercarte a los detalles de su obra. 

Sin embargo, para entender verdaderamente el legado de Kandinsky y desentrañar uno de los misterios que definen su estilo artístico, es fundamental comprender el particular proceso creativo que dio origen a sus lienzos: la sinestesia. Esta característica neurológica, también compartida por otros artistas como Rimbaud, Billie Eilish y Pharrell Williams, permite asociar los colores con ciertos sonidos y estados de ánimo. Cuando Kandinsky pintaba, dos sentidos actuaban a la vez: el oído y la vista. Los colores y las formas se traducían en sonidos, armonías y vibraciones, formaban líneas y patrones. 

Para liberar el "sonido" de un Kandinsky hemos colaborado con los artistas de música experimental Antoine Bertin y NSDOS para crear "Tocar un Kandinsky", un experimento interactivo que, por primera vez, permite a cualquier persona oír lo que Kandinsky podría haber escuchado cuando pintaba. Analizamos con estos artistas los escritos en los que Kandinsky describe sus experiencias sinestésicas y aplicamos el aprendizaje automático para crear una herramienta capaz de simular lo que el pintor pudo haber oído mientras pintaba su obra maestra "Amarillo rojo azul", en 1925. 





Al hacer zoom y al clicar en diversas áreas de la pintura, se te invitará a "tocarla", explorando los sonidos y las emociones asociadas con los colores y las formas. Incluso podrás crear tu propia mezcla de sonidos y compartir el resultado de tu creación inspirada por Kandinsky. 

No necesitas ser un experto en arte abstracto para disfrutar a fondo de las obras:

Angela Lampe, comisaria y experta mundial de Kandinsky, te guiará a través de las pinturas expuestas. 

Descubre archivos personales raros, como la fotografía de Wassily Kandinsky y Paul Klee, en la terraza de la casa del profesor, en Dessau. 

Pasea por una exclusiva galería de arte en la que se exponen las obras maestras del artista, gracias a la realidad aumentada. 

Toca un Kandinsky: explora los vínculos entre colores y formas reproduciendo la música de la obra "Amarillo, rojo, azul". 

Y gracias a la Pocket Gallery, podrás pasear por una exposición personalizada en realidad aumentada y observar de cerca algunas de las obras más famosas de Kandinsky. 



Obviamente, esta visita nunca reemplazará la experiencia única que proporcionaría el contemplar estas obras en un museo; sin embargo, permite una verdadera inmersión en cada una de ellas: una experiencia ciertamente virtual, pero igualmente íntima, del artista que podía oír los colores. 


Vía Google

Entradas populares de este blog

Tatuaje produce energía con sudor de la persona

Crean juego 3D sin video

Pequeños robots que trabajan junstos para formar figuras

Este sitio usa imágenes de Depositphotos