Crear un nuevo look con Instagram

Mil millones de dólares pagó Facebook por la plataforma de fotos Instagram. Una gran jugada, con la que la moda entra en el imperio Facebook, que aprovechando, se pone incluso más “chic”.

No importa si son fotos profesionales o simplemente imágenes de los excesos en una fiesta. Pero son millones los usuarios que diariamente suben sus fotos a Internet. Algunos para promover su trabajo, otros para enseñar al mundo lo divertida que es una fiesta de estudiantes y otros para presumir de sus vacaciones y sus nuevas conquistas: coches, casas, guitarras muebles… Actualmente no hay prácticamente nada que la gente no ponga en Internet.

¿Y qué mejor que tener ahí mismo una comunidad de usuarios propia, con quien compartir las imágenes? Así es como las plataformas de fotos incentivan el intensivo intercambio entre los usuarios. Ni siquiera es necesario irse a uno de los grandes portales de imágenes como Flickr. Simplemente basta con una aplicación. Fotos pixeleadas de baja resolución hechas con el móvil son cosa del pasado. Ahora, lo que se lleva es la fotografía de calidad. Con aplicaciones como Camaractic, Histamatic, Instagram, Camera+… Casi todas, con función para compartir tanto fotos como filtros.

Más que una foto

Con sólo presionar un botón – o en su caso, tocar levemente la pantalla- cualquiera puede editar distintos efectos artísticos en una foto. Existen filtros de luz, de color y de contraste. Quien tenga una foto un tanto “rancia” con un cielo gris de fondo, se sorprenderá de cuanta luminosidad y emoción le puede agregar a una instantánea tan aburrida.

Con la ayuda de filtros digitales y diferentes lentes, se abren posibilidades para transformar las fotos. Tanto así, que incluso pueden convertirse en el álbum de la abuela con efectos vintage o fotos Polaroid de los 70.

Pero… ¿para qué transformar fotos realizadas con la tecnología de hoy en día en fotos del pasado? Exactamente por la misma razón por la que convertir una tableta en una máquina de escribir o la sensación de pasar página en un Iibro electrónico: Tener los últimos rescoldos de nostalgia en una época digitalizada se ha convertido en moda en el año 2012.



¿Competencia para profesionales?

Profesionales de la fotografía saben cómo utilizar objetivos, lentes, diafragmas y luces. Permanecen al acecho durante horas esperando la luz perfecta. Se mueven alredor del motivo hasta conseguir el ángulo perfecto para el fondo. Realizan numerosas fotos del mismo motivo para después elegir las mejores. Generalmente, para retocarlas posteriormente. “Hay pocas fotos profesionales que no hayan sido retocadas”, dice el fotógrafo Ronald Sawatzki.

Sin embargo, para el milagro de las aplicaciones, no son necesarios conocimientos técnicos a la hora de conseguir imágenes interesantes y atractivas. Lo único que hace falta: tener buen ojo a la hora de elegir la imagen y saber situar el motivo en la escena.


También los profesionales usan la técnica. Agencias de fotos como dpa cuentan en su haber con una selección de fotos Hipsamatic. Como por ejemplo, la foto que abre este artículo.

En pocos meses, la aplicación más exitosa

Abundantes y excelentes fotos. Y ahora… ¿qué hacer con ellas? Muchas acabarán en Facebook, plataforma que en los últimos meses ha rediseñado la estética de sus páginas. Mientras antes sólo permitía un zoom reducido, desde hace un año permite verlas más grandes. Y como último paso, verlas a pantalla completa. Todo para que el usuario pueda contemplar la belleza en su magnitud completa. Estrategia casual o intencionada, sin duda un gran tema tras la millonaria compra de la aplicación para compartir fotos Instagram.

Dos “genios” informáticos de San Francisco desarrollaron la pequeña aplicación Instagram, para publicar fotos en Internet y que otros las puedan ver. Bautizada en honor a las cámaras Kodak Instamatic de los años 60, Instagram salió al mercado en octubre de 2010. Como una Polaroid, realizaba fotos cuadradas y rápidamente los usuarios de iPhone quedaron prendados por el programa. Tanto, que Instagram contaba ya en dos meses con un millón de usuarios. Hoy en día, más de 30 millones con tendencia al alza. Desde abril, la aplicación también está disponible para el sistema Android, alcanzando cuotas de un millón de descargas al día. Una gran conquista en el mercado de los teléfonos inteligentes.

Otra vez las manos de Zuckerberg

Según los datos aportados por la firma, en agosto de 2011 ya había 150 millones de fotos en Instagram. El director de Facebook, Marc Zuckerberg, no iba a dejar escapar un tesoro con unas expectativas de tales dimensiones. Con más de 30 millones de usuarios, Zuckerberg se asegura otra gran plataforma de información. Aunque la tendrá que compartir con otras plataformas, comentaba abiertamente el creador de Facebook. “Consideramos muy importante para nuestra experiencia que Instagram esté conectada con otros servicios fuera de Facebook”, dice.

Pero para Facebook, no sólo es de utilidad la información de los usuarios de Instagram. Sino también la tecnología de la aplicación. Como ya se profetiza, probablemente las fotos de las páginas de Facebook pronto podrán ser expuestas en estilo retro. Y por eso, es de esperar que próximamente en Facebook sólo haya fotos artísticas. Con el nuevo juguete, todos nos daremos cuenta de lo fácil que es hacer buenas fotos. Una moda que, sin embargo, pronto nos aburrirá. Puesto para entonces ya nadie hará fotos normales y el look retro será… lo normal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tatuaje produce energía con sudor de la persona

Crean juego 3D sin video

Pequeños robots que trabajan junstos para formar figuras