La pulsera de Microsoft determina el origen de estrés del usuario

La primera incursión de Microsoft en el campo de los portables para el seguimiento de la actividad irá más allá de la recogida y análisis de patrones de ejercicio y sueño para, por ejemplo, decirte lo estresado que estás antes de una reunión importante y ofrecerte ejercicios de respiración para calmarte.

Lanzada en octubre, la Microsoft Band cuesta 200 dólares (183 euros) y tiene varios sensores como un micrófono, un sensor de localización GPS, sensores de movimiento, un sensor óptico para medir la frecuencia cardiaca, un sensor que hace un seguimiento de la conductancia de la piel y que puede decirte tus niveles de estrés, e incluso un sensor UV para calcular la exposición al Sol, todo en una pulsera de caucho negro con una pantalla táctil rectangular. La pulsera se comunica con tu teléfono inteligente a través de la aplicación Microsoft Health, que a su vez se comunica con el servicio de computación en la nube de Microsoft para analizar los datos que recoge.

En el mercado ya hay muchas pulseras de fitness y relojes inteligentes capaces de seguir tus actividades, y dispositivos como la Microsoft Band y el próximo Apple Watch, que también utiliza un sensor óptico para determinar el ritmo cardiaco, parecen estar destinados a ofrecernos nuevas formas de recoger y usar los datos biométricos. Durante una entrevista reciente en la sede de Microsoft en Redmond, Washington (EEUU), el director general de Marketing para Nuevos Dispositivos, Matt Barlow, aseguró que la compañía está investigando qué tipo de ideas puede compartir con los usuarios para emparejar los datos biométricos con otras fuentes de información como el calendario o los contactos, para mostrar cosas como qué eventos o personas pueden estresarte.

Durante los próximos meses, la aplicación Microsoft Health adquirirá la capacidad de comparar la información de tu calendario o tus contactos con la medición que hace la pulsera de tu estado físico (por ejemplo tu frecuencia cardiaca o la conductancia de la piel), para que la aplicación pueda darte información detallada sobre cómo podrían estar relacionados estos elementos. Por ejemplo, la aplicación podría enviarle una alerta del tipo "me he dado cuenta de que tienes una reunión con Susana mañana, y la última vez que te reuniste con ella tu ritmo cardíaco subió 20 latidos por minuto y se mantuvo elevado durante una hora. ¿Qué tal si intentas este ejercicio de respiración profunda que puedes usar con la pulsera?".

En un principio, se espera que este tipo de situaciones sean posibles gracias a su integración con los servicios de Microsoft Office, aunque con el tiempo podría diversificarse para incluir también otros servicios.

El profesor asociado de la Universidad de Alabama en Huntsville (EEUU), Emil Jovanov, que dirige un laboratorio para el seguimiento fisiológico en tiempo real y codirige un laboratorio de seguimiento móvil de la salud y el bienestar, asegura que los tipos de sensores de los nuevos portables suelen ser lo suficientemente precisos como para proporcionar este tipo de información.

Sin embargo, advierte que habrá que encontrar un equilibrio entre la precisión, el consumo de energía, el peso y el tamaño para que estos dispositivos sean cómodos de usar. Además señala que los sensores ópticos, como el que usa Microsoft Band, necesitan un buen contacto con la piel para funcionar de forma fiable, algo que resulta más difícil de lograr si tienes vello en el brazo o usas la pulsera sin apretarla demasiado.

La precisión sigue siendo un reto para las empresas que fabrican dispositivos portables para el seguimiento de las señales y las actividades biométricas. Las medidas tienden a variar entre los distintos dispositivos, e incluso las lecturas más precisas no siempre logran dar una medición válida de los patrones de sueño o estrés. Para mejorar la exactitud de los datos que registran los sensores, el equipo de Microsoft está haciendo varias cosas, como por ejemplo hacer un seguimiento de personas que entrenan en gimnasios. Correlacionan los datos capturados por las pulseras con datos registrados, por ejemplo, con una máquina que mida el consumo de oxígeno.

Fuente: [technologyreview]

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tatuaje produce energía con sudor de la persona

Crean juego 3D sin video

Pequeños robots que trabajan junstos para formar figuras