martes, 2 de diciembre de 2014

Crean pulsera que alerta de un ataque epiléptico

Una start-up llamada Empatica ha creado una nueva pulsera para los epilépticos, con la que espera detectar sus ataques y avisar a la familia cuando les da uno, pero que también podría cautivar a la gente que quiere un dispositivo elegante para registrar la actividad y el estrés.

Empatica, que construye dispositivos portables para medir la relación entre las señales biológicas y las emociones, lanzó una campaña de crowdfunding  para recaudar 100.000 dólares (unos 80.000 euros) en IndieGoGo a mediados de noviembre. La empresa logró ese objetivo en un solo día y desde entonces ha conseguido otros 50.000 dólares (unos 40.000 euros).

Se espera que Embrace esté disponible el verano que viene a un precio de 199 dólares (unos 160 euros). Incluirá aplicaciones para detectar ataques y para avisarte cuando tus niveles de estrés han superado un umbral determinado que fijas tú mismo. También puede hacer las mismas cosas que otras pulseras de seguimiento del ejercicio, como seguir el movimiento y el sueño.

El diseño exterior de Embrace tiene más que ver con la moda que con la salud. Un vídeo Empatica lo presenta como una pulsera ancha y fina que envuelve el brazo. Su cara cuadrada está dominada por un aro que se ilumina para comunicar la hora, el nivel de estrés y actividad relacionada con los ataques. Tiene una batería recargable que supuestamente dura más de una semana.

La profesora del Media Lab del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, en EEUU) y directora científica de Empatica, Rosalind Picard, afirma que la idea que hay detrás de Embrace surgió en 2008. En aquellos momentos investigaba en el MIT con una pulsera para medir los niveles de estrés en niños autistas a través de medidas de la conductividad de su piel. Este órgano tiende a conducir mejor la electricidad cuando aumentan los niveles de estrés.

Cuando Picard observó un pico inmenso en los datos de conductividad de un niño en un principio pensó que el sensor de la pulsera estaba roto. Pero resultó que el pico tuvo lugar justo antes de que el niño sufriera una crisis convulsiva tónico clónica, también conocida como grand mal, en la que los músculos se agarrotan y se producen movimientos convulsivos. Picard explica que estos ataques producen niveles elevados de conductividad de la piel.

Un año después, la investigadora fundó una empresa llamada Affectiva, para comercializar pulseras que hicieran un seguimiento de las emociones relacionadas con el estrés y que desarrolló un software capaz de analizar las emociones de personas que salían en vídeos. Affectiva después se centró exclusivamente en el software, y Picard cofundó Empatica este año para concentrarse en los sensores portables.

Ya existen algunos dispositivos en el mercado que registran los ataques, como SmartWatch, de Smart Monitor, pero tienden a centrarse en el movimiento que se puede registrar con un acelerómetro. Empatica afirma que Embrace puede medir los ataques con mayor precisión gracias a que recoge datos sobre el movimiento del acelerómetro y giroscopio del aparato y los combina con mediciones de la conductividad de la piel. Esta se recoge gracias a pequeños electrodos en la cara interna de la pulsera, que pasan una corriente diminuta por tu piel y miden cómo se estimulan las glándulas sudoríparas (se puede medir en la piel aunque no sientas que estás sudando).

Si el algoritmo de Empatica detecta un ataque, la pulsera vibrará, lo que permite al usuario indicar que ha sido una falsa alarma. Si el usuario no responde, la pulsera conectará con su smartphone para avisar a una lista de personas, como el médico y sus familiares. Picard afirma que la empresa tiene pensado pedir la aprobación del dispositivo por parte de la Agencia Estadounidense del Medicamento.

El presidente de la Fundación de la Epilepsia de Estados Unidos, Warren Lammert, cuyo grupo ha financiado un ensayo clínico en la Universidad de Nueva York (EEUU) para investigar la efectividad de Embrace, además de otras investigaciones para SmartWatch, afirma que usar un dispositivo como Embrace para registrar los ataques podría ofrecer más información sobre cómo afectan distintos medicamentos a los epilépticos y producir datos fiables durante los ensayos clínicos con nuevos medicamentos.

El profesor de neurología y director del Centro sobre la Epilepsia de la Universidad de California en San Francisco (EEUU), Daniel Lowenstein, afirma que le preocupa la sensibilidad de Embrace a los ataques y lo capaz que es o no de detectar distintos tipos de ataques. Pero señala que podría ser especialmente valioso para aquellos pacientes capaces de mantener los ataques a raya si saben que sus niveles de estrés están creciendo. Recibir un aviso de la pulsera les daría tiempo a pararse y hacer ejercicios de respiración y de meditación.

Fuente: [technologyreview.es]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias