jueves, 5 de junio de 2014

China crea su sistema operativo para independizarse de los extranjeros

China busca desde hace tiempo crear su propio sistema operativo para no depender de compañías estadounidenses como Windows.

Pero desde que se conocieran las revelaciones del exconsultor de seguridad estadounidense Edward Snowden sobre el programa secreto de espionaje de su país que incluía a otros gobiernos como el chino, el asunto pasó a ser de urgencia nacional.

En ese contexto, China lanzó un sistema operativo para tabletas, teléfonos inteligentes y PCs que, según Pekín, ha sido "totalmente desarrollado en China".

El sistema, denominado COS o Sistema Operativo Chino, es parte de un plan de cinco años que se ha trazado el gigante asiático para, según funcionarios del ministerio de Telecomunicaciones, "salir rápidamente de la dependencia de sistemas operativos extranjeros".

Este sistema intenta ser una pieza clave en los esfuerzos de China de enfrentar a gigantes de la tecnología como Google, Apple y Microsoft y "hacer realidad el sueño chino" en este ámbito.

Más de un intento

Pero no se trata del primer intento chino de incursionar en este campo.

En enero pasado, una compañía privada anunció un nuevo sistema para teléfonos inteligentes.

Por otra parte, en 2011 la compañía china Alibaba lanzó al mercado Aliyun OS, con el propósito de desafiar el dominio del sistema de Google, el Android, que es el que utilizan la mayoría de los teléfonos inteligentes en China.

Pero COS es diferente, ya que es el primer sistema que cuenta con respaldo del gobierno chino y fue desarrollado conjuntamente por una empresa local, la Shanghai Liantong, y la Academia de Ciencias china.

Según le dijo a BBC Mundo el profesor Cong Cao, experto sobre temas contemporarios chinos de la Universidad de Nottingham, China inició sus esfuerzos en este campo a partir de 2006 con su "Política de Innovación Independiente".

"El gobierno sabe que los demás países no favorecen la transferencia de tecnología a China y que, por lo tanto, tiene que empezar a producir internamente sus propios sistemas", dijo.

Y lo que muchos califican como "paranoia" china ha aumentado desde que Edward Snowden filtró documentos mostrando que EE.UU. puso en marcha operaciones de inteligencia masivas en todo el mundo, incluidos sus aliados, según resaltó el profesor Cao.

¿Hecho en China?

La primera pregunta que ha surgido si se puede decir realmente que es un sistema "hecho en China".

Muchos bloggers e incluso medios locales han puesto en duda que éste haya sido desarrollado completamente en China y sospechan que compañías taiwanesas están detrás del proyecto.

Las autoridades niegan esto. Según la Academia de Ciencias china, aparte de ciertos detalles, "desarrollamos todo nosotros mismos y por eso puede considerarse como propiedad intelectual nuestra".

Los creadores señalan que más de 100.000 apps pueden operar en COS.

Fuera de China, muchos expertos destacan que COS luce muy similar a Android.

Algunos críticos incluso han apodado el sistema como Copy Others System, que en español significa sistema copiado de otros.

¿Es viable?

La pregunta clave, sin embargo, es qué viabilidad tienen estos esfuerzos.

Cong Cao duda que se trate de un "sistema viable capaz de competir con compañías como Microsoft".

De hecho, China ha desarrollado redes sociales como Weibo y WeChat que han tomado ideas de Facebook y Twitter pero que surgieron internamente.

Pero los expertos señalan que China no tiene músculo cuando se trata del desarrollo y la innovación de software o programas computarizados.

"No hay duda de que China tiene el poder de forzar a compañías chinas y a individuos a utilizar el Sistema Operativo Chino, pero ¿cuál va a ser el resultado?"

"Se habla mucho de que en unos años China no va a usar los servidores de IBM, que no va a utilizar programas de datos de Oracle, entre otros, pero el problema es que China no cuenta con tecnología comparable que sirva para las compañías y los individuos".

China ha acelerado sus esfuerzos por desarrollar tecnología local, sobre todo tras las tensiones entre Pekín y Washington a raíz de que se conociera del programa de espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad de EE.UU.

Y expertos como el profesor Cong Cao piensan que quizás en algún futuro remoto estos esfuerzos puedan dar resultado.

Pero el objetivo de lograr esto en cinco años parece más bien un sueño difícil de alcanzar.

Fuente: [BBC Mundo]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Noticias