La misión y características del Curiosity

Curiosity es el robot explorador más sofisticado que la NASA ha enviado al planeta rojo.

El vehículo de seis ruedas tiene una longitud de 2,9 metros y la altura de un hombre promedio. Puede desplazarse por la superficie y pasar por encima de obstáculos de hasta 75 cm de altura.

Gracias al equipo científico que transporta, es capaz de recoger muestras de tierra y perforar rocas, que un brazo robótico coloca en laboratorios a bordo para analizar su composición química.

La misión del Curiosity es tratar de establecer si el suelo marciano ha tenido alguna vez, o tiene todavía, condiciones para sustentar formas simples de vida.

Cráter gigante

El Laboratorio Científico de Marte, como también es conocido, fue lanzado al espacio en noviembre de 2011.

Su destino era una depresión ecuatorial de 154 kilómetros creada por un meteorito que impactó hace miles de millones de años.

El cráter Gale fue elegido después de una rigurosa investigación de cerca de 60 lugares. El proceso de selección duró cinco años e involucró a 150 científicos.

Gale muestra indicios de que tuvo agua en el pasado. Tiene una variedad de arcilla y otros minerales relacionados con el agua que el Curiosity puede estudiar.


¿Había agua?


Hoy en día, la superficie de Marte tiene una apariencia desolada e inhóspita. Las temperaturas en el cráter Gale pueden descender hasta -90°C. No obstante, datos recopilados en misiones anteriores sugieren que en algún momento el planeta tuvo lagos y ríos.

Científicos de la NASA creen que encontrarán pruebas suficientes de este pasado acuoso en los sedimentos de las rocas que se hallan en la base del Monte Sharp, un pico que se eleva en el centro del cráter.

Debido a que el Curiosity sólo puede viajar unos 10 metros al día, tardará varios meses en llegar al monte y comenzar la exploración que, se espera, arrojará luz sobre un fascinante período de Marte.



Descenso

Con 900 kg, el Curiosity es el vehículo explorador más pesado que se ha enviado a Marte.

Los ingenieros de la NASA tuvieron que diseñar un nuevo sistema para hacerlo descender a la superficie marciana.

El Curiosity atravesó la atmósfera del planeta envuelto en un escudo protector. Durante el descenso, abrió un enorme paracaídas para reducir la velocidad.

Al final, se deshizo del escudo y descendió en una grúa impulsada por cohetes, que lo depositó suavemente sobre la superficie el 6 de agosto de 2012.

Empieza la búsqueda


Después de que se realizaran las primeras inspecciones para confirmar que el Curiosity no había sufrido daños, el robot hizo su primer viaje en busca de algo interesante que observar.

El vehículo está equipado con dos cámaras de navegación que escanean el terreno por delante y ayudan a los operadores de la NASA que están en la Tierra a dirigirlo en la dirección adecuada y esquivar obstáculos peligrosos.

Las MastCams son cámaras científicas capaces de tomar imágenes estereoscópicas en color e incluso videos del terreno marciano. Una de las cámaras tiene un lente gran angular y la otra un teleobjetivo

Rayo láser infrarrojo

El instrumento químico y de cámara (ChemCam) del Curiosity es capaz de lanzar un rayo desde una distancia de 7 metros a un área en la superficie de una roca inferior a un milímetro de ancho.

El rayo produce un plasma, un gas extremadamente caliente. La ChemCam observa la chispa con el telescopio y analiza la luz para identificar los elementos químicos presentes en la roca.

La ChemCam es un instrumento de estudio que se utiliza en el inicio del proceso de selección de rocas interesantes que podrían merecer más análisis.

¿Roca interesante?

El Curiosity tiene una "mano" en el extremo de su brazo, denominada torreta.

La torreta tiene una perforadora, un cepillo para quitar el polvo, una cuchara para retirar tierra, una cámara para ver de cerca y un instrumento científico para lograr más detalle sobre la naturaleza química de las rocas.

La cámara -el Mars Hand Lens Imager- es similar a las lupas que usan todos los geólogos de campo y ofrece información detallada sobre las formas de los cristales y capas de minerales de las rocas.

El Alpha Particle X-Ray Spectrometer (Mahli) revela los elementos químicos de una roca y esos datos se usan para decidir si se perfora una muestra para someterla a más estudios.

Taladro


El Curiosity utiliza su sistema de perforación para recoger muestras de rocas con el fin de realizar un análisis profundo en los laboratorios que tiene a bordo.

El taladro puede tomar una muestra de hasta 5 cm por debajo de la superficie de una roca.

Penetra en la roca y pulveriza la muestra para adaptarla al tamaño de grano adecuado. El polvo se desplaza hacia arriba y se transfiere a los mecanismos de procesamiento.

Si la punta del taladro se atasca en una roca, el instrumento puede deshacerse de esa parte y sustituirla por una de repuesto.

Laboratorio a bordo

El Curiosity lleva a bordo dos grandes laboratorios.

El Sam (Análisis de Muestras en Marte, por sus siglas en inglés) es tres instrumentos en uno: un espectrómetro de masas, un cromatógrafo de gases y un espectrómetro de láser sintonizable.

Una misión clave para Sam será tratar de identificar los compuestos ricos en carbono (orgánicos) que podrían sustentar vida.

El instrumento de Química y Mineralogía, CheMin, hará el conteo definitivo de minerales en una roca, revelando cómo se formó.

Misión actuales

El Curiosity tiene fondos para seguir operando en Marte durante al menos dos años.

Durante ese periodo, se espera analizar decenas de muestras de rocas perforadas o recogidas del cráter Gale.

Al final de la misión principal, debería haber ascendido levemente desde la base del monte Sharp.

El robot está equipado con una batería de plutonio, por lo que tiene el poder para mantenerse en movimiento durante más de 10 años, tiempo suficiente para explorar el fondo del cráter y subir a la cima de la montaña.

Fuente: [BBC Mundo]

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tatuaje produce energía con sudor de la persona

Crean juego 3D sin video

Pequeños robots que trabajan junstos para formar figuras